Buscar

ORIGINACIÓN DEPENDIENTE

Primer Discurso de la Iluminación - ORIGINACIÓN DEPENDIENTE -

Este es el primer discurso que pronuncio el buda Sidhartha Gautama una vez alcanza la iluminación, es la esencia del budismo, toda la filosofía budista, incluyendo las cuatro nobles verdades parte de este discurso.

En este discurso el buda explica el funcionamiento de la mente y como las condiciones (acciones) del pasado determinan nuestro presente; y las condiciones (acciones) del presente determinan nuestro futuro; en este sentido, nuestro futuro dependerá directamente de cómo actuemos en el presente, el pasado no importa, ya pasó, el futuro solo depende de nuestras acciones del presente.


El discurso se divide en condiciones mentales del pasado, presente y futuro.


Condiciones mentales del pasado:

1) De la condición de la ignorancia, surgen las formaciones mentales (Sankhara).

La ignorancia es una mente sin conocimiento ni comprensión de las cuatro nobles verdades, una mente inquieta y sin control; este tipo de mente genera formaciones mentales, pensamientos, crea formas, prejuicios; estas actividades mentales son generadoras de karma, entendiendo el karma como un condicionante de lo que nos pasará en el futuro.

Es decir, una mente son control, inquieta, que genera pensamientos de forma descontrolada es una mente que crea prejuicios que nos condicionan en nuestro actuar futuro.


2) de la condición de las formaciones mentales, surge la conciencia.

De la actividad mental incontrolada surge la conciencia, este es el primer paso de la mente para la creación del ego (yo), la conciencia es la fuerza vital que mantiene el ego vivo, activo y fuerte.


Condiciones mentales del presente:

Toda mente no entrenada, descontrolada, manifiesta esta actividad en el presente, estas condiciones mentales están ocurriendo en este mismo instante en nuestra mente.


3) de la condición de la conciencia surge la mente y materia.

La conciencia es la generadora de la mente y materia, es acá donde el ego (yo) termina de formarse y se afianza; el yo no existe, es una creación mental que se genera como consecuencia de una mente sin control. La creación de la mente se refiere a los elementos psicológicos del ser humano, es lo que tradicionalmente reconocemos como lo “que nos hace humanos”, pero esto es solo una creación mental, no una realidad, es un espejismo creado por nuestra mente sin control.


4) de la condición de la mente y materia, surgen las seis bases sensoriales;

Una vez la mente ha afianzado el ego (yo) surgen las seis bases sensoriales, a saber:

a) Ojo y objetos visibles.

b) Oído y sonido.

c) Nariz y olor.

d) Lengua y gusto.

e) Cuerpo y tacto.

f) Mente y objetos mentales.

El buda identifica seis sentidos, en contraprestación de los tradicionales cinco en occidente, el sexto sentido es la mente, el cuál es un órgano sensorial interno que interactúa con los cinco objetos sensoriales: impresiones sensoriales, sentimientos, percepciones y deseo.

Las bases sensoriales alimentan las percepciones mentales y enriquecen el ego.


5) de la condición de las seis bases sensoriales, surge el contacto.

El contacto es la forma como el YO se comunica con el mundo externo, el contacto puede ser visual, por sonido, por olor, por sabor, por tacto o mental; el contacto genera “sensaciones”.


6) de la condición del contacto, surge la sensación.

Las sensaciones surgen del contacto de alguna de las seis bases sensoriales con el entorno; las sensaciones pueden ser de tres tipos*: agradables, desagradables, o neutras, y todas tienen la característica de ser efímeras, de aparecer y desaparecer; nuestra mente incontrolada busca las sensaciones agradables y huye de las desagradables, es una cadena que no termina hasta que nuestra mente esté en paz, consciente y en el presente; la mente se vuelve adicta a las sensaciones agradables, y como estás son efímeras, está siempre en búsqueda de sensaciones, es así como el Yo supedita su bien-estar a las sensaciones externas.

* Para algunas tradiciones budistas las sensaciones son de dos tipos: agradables y desagradables, descartando la neutra.


7) de la condición de la sensación, surge el deseo.

Las sensaciones originan el deseo y la aversión, esto hace que la mente busque constantemente las condiciones que generen sensaciones agradables y huya de las que generan sensaciones desagradables, generando así una adicción sin control por las sensaciones externas, olvidándose de buscar la felicidad, armonía y estabilidad en nuestro interior.


8) de la condición del deseo, surge el apego o aferramiento.

El buda reconoció cuatro tipos de apegos:

a) apego del placer de los sentidos: apegarse a las cosas mundanas, un tipo de apego muy común hoy en día que genera el consumismo.

b) Apego a la visión incorrecta (prejuicios): apegarse a prejuicios o ideas preconcebidas, como por ejemplo la eternidad de las cosas; el concepto del Yo inmutable, etc.

c) Apego a los ritos y rituales: creer que los ritos por si solos pueden conducir a la liberación o a la felicidad; pensar que sin los ritos es imposible alcanzarla.

d) Apego a la doctrina o creencias: auto identificarse con las entidades o creencias sin ego (dioses, deidades, etc); aferrarse a las creencias y doctrinas que impiden buscar la verdad interior.

Todo apego genera miedo a perder lo que se posee.


9) de la condición del apego, surge la existencia.

Es la etapa en la que los pensamientos toman forma, en la que realizamos acciones físicas (actividades físicas), verbales (hablar) y mentales (pensamientos concretos sobre algo).

La forma en que actuamos con el cuerpo, palabra y mente siembra la semilla, que dará frutos o resultados en el futuro. La existencia implica acción, esta es la etapa en la que generamos el karma.


Condiciones mentales del futuro:

10) de la condición de la existencia, surge el nacimiento.

La acción implica nacimientos constantes, se refiere a que una mente inquieta nunca será la misma, tendrá cambios constantes, cada vez creará personalidades diferentes, a lo largo de la vida presentará renacimientos continuos, solo una mente controlada será capaz de mantenerse ecuánime sin cambio, frenará el ciclo de nacimiento y renacimiento.


11) de la condición del nacimiento surgen la vejez y la muerte, la pena, el lamento, el dolor, el pesar y la desesperanza.

Los nacimientos constantes nos generan nuevas sensaciones, condicionamientos mentales, apegos, deseos y por ende sufrimiento futuro.

La originación dependiente es la base del pensamiento y filosofía budista, en resumen una mente inquieta, sin control, con pensamientos desbordados genera actividad innecesaria, no reconoce ni controla las sensaciones, se producen emociones sin control, cambios súbitos de ánimo, aferramiento a los factores externos; por el contrario una mente controlada, viviendo en el presente, reconoce y controla las sensaciones, evita el surgimiento de emociones perjudiciales, descubre que la felicidad y la paz se encuentran en el interior y no en los objetos, personas o situaciones externas.


La meditación constante es una gran herramienta que nos ayuda a conocer y controlar la mente.


ORIGINACIÓN DEPENDIENTE – RESUMEN:

Condiciones mentales del pasado:

1) De la condición de la ignorancia, surgen las formaciones mentales (Sankhara).

2) de la condición de las formaciones mentales, surge la conciencia.

Condiciones mentales del presente:

3) de la condición de la conciencia surge la mente y materia.

4) de la condición de la mente y materia, surgen las seis bases sensoriales.

5) de la condición de las seis bases sensoriales, surge el contacto.

6) de la condición del contacto, surge la sensación.

7) de la condición de la sensación, surge el deseo.

8) de la condición del deseo, surge el apego o aferramiento.

9) de la condición del apego, surge la existencia.

Condiciones mentales del futuro:

10) de la condición de la existencia, surge el nacimiento.

11) de la condición del nacimiento surgen la vejez y la muerte, la pena, el lamento, el dolor, el pesar y la desesperanza.

22 vistas

Síguenos

  • Facebook Shambala
  • Instagram - Shambala

​© 2019 SHAMBALA YOGA